Agosto 2011

 

DIARIO DE NUESTRO VIAJE A VIENA

 

VIENA, ciudad imperial y enclave de museos

Volamos con Lufthansa haciendo escala en Frankfurt. Llegamos a Viena sobre el horario previsto a las 18:00 h.

avión de madrid a viena

Transporte del aeropuerto de Viena al Centro - Hay dos opciones económicas para ir al centro:


- Tren S7 hasta la estacion de metro Wien Mitte/Landstrasse, cada 30 min, trayecto 36 min, precio 3,60€ ida.
- Bus OBB 1187 hasta la estación de metro de Westbahnhof, cada 30 min, trayecto 45min, precio 7€ ida.

Optamos por el bus, ya que nos deja al lado de nuestro hostel: Hostel DO STEP INN, www.dostepinn.com, en la calle Felberstrasse 20, parada de metro de Westbahnhof (44€/hab doble con baño compartido). Muy recomendable, económico, limpio, servicio amable y relativamente céntrico (se puede ir andando al centro en 20 minutos).

Y lo que tiene viajar con ninos..., nos instalamos, cenamos y a la cama.

 

Para movernos por la ciudad, unos días lo hacíamos andando y otros compramos el 1 Day Transport Card Viena (5,70 €/pers), válido para metro, tranvía y autobús. Su duración es de 24 horas desde el momento en que lo validas en las máquinas habilitadas para ello (hay que acordarse de validar los billetes, antes de utilizar el transporte).

tranvía en viena

 

LUGARES DE INTERÉS EN VIENA

Viena es una ciudad repleta de grandes museos y palacios. Nosotros no fuimos a ninguno porque viajamos con un niño de 2 años, por eso no hacemos ninguna mención a ellos en nuestro relato. Pero sin duda son una visita obligada para toda persona que vaya a Viena, y es una asignatura que nos queda pendiente.

El primer día, comenzamos la visita a la ciudad por el Parlamento, de estilo neorromano, con sus columnas, estatuas y la bonita Fuente de Atenea.

Parlamento, en VienaAyuntamiento o Rathaus, en Viena

 

Luego vamos a la cercana Rathaus Platz, en la que había un Film Festival con una enorme pantalla de cine delante del Ayuntamiento o Rathaus.

Detrás de la Universidad se encuentra la Iglesia Votiva o Votivkirche, que nada tiene que envidiar a la Catedral. En su interior, unas espléndidas vidrieras y estilizadas columnas con frescos.

Iglesia Votiva o Votivkirche, en VienaInterior de la Iglesia Votiva o Votivkirche, en Viena

 

Callejeando, pasamos por calles muy parecidas, todas ellas con palacios y casas senoriales. Con razón Viena es una ciudad imperial. A destacar, la plaza Freyung, con varios palacios, la calle Grabenstrasse, peatonal y comercial, con la impresionante Iglesia de San Pedro (ver su interior) y la Columna de la Peste.

Calle Graben o Grabenstrasse, en Viena

 

Al final de la calle Graben, se encuentra la grandiosa Catedral de San Esteban o Stephansdom, encerrada entre edificios.

Catedral de San Esteban o Stephansdom, en VienaInterior de Catedral de San Esteban o Stephansdom, en Viena

Catedral de San Esteban o Stephansdom, en Viena

Para descansar, el parque Stadt Park es un remanso de paz donde dar de comer a los patos y tumbarse en el cesped a comerse las famosas salchichas vienesas (3 €) en alguno de los kioskos a la entrada del parque.

 

Subir Subir

 

Una vez repuestas fuerzas, nos dirigimos al Canal del Danubio, y callejeando vemos la Iglesia Ruprechtskirche, la iglesia más antigua de Viena. Luego pasamos por la Gran Sinagoga, con grandes medidas de seguridad para entrar, y por último, descubrimos en un rincón de la plaza Hoher Markt al reloj Anker Clock o Ankeruhr, de Art Nouveaum diseñado en 1911.

Iglesia Ruprechtskirche, en VienaAnker Clock o Ankerruhr, en Viena

 

Salimos otra vez a la Catedral, y por la calle Karntnerstrasse llegamos al famoso Museo Albertina, la Opera y el Hotel Sacher, famoso por su café con tarta de chocolate.

Hotel Sacher, en Viena

 

Al lado se encuentra el Hofburg, un inmenso complejo real compuesto por infinidad de dependencias, pasillos y jardines. Lo mejor es acceder desde Theresien Platz, para apreciar su grandiosidad. Theresien Platz esta rodeado por 3 edificios de gran belleza, todos ellos museos, y una bonita estatua en el centro. Aqui concluimos nuestro primer dia de visita.

Hofburg, en VienaHofburg, en Viena

 

Cerca de Hofburg, al otro lado de la avenida Burg Ring, hay dos edificios también majestuosos, que albergan el Museo de Bellas Artes y el Museo de Ciencias Naturales.

Museo de Bellas Artes, en Viena

Subir Subir

 

El segundo día visitamos el colorido mercado de fruta y comida al aire libre de Naschmarkt, donde comemos en uno de los numerosos restaurantes que hay (pescado con guarnicion 8 €/pers). Cerca está el Edificio de Exhibiciones Seccesion, con su cúpula dorada.

Mercado Naschmarkt, en VienaEdificio de Exhibiciones Seccesion, en Viena

 

Luego vamos hacía la Iglesia Karlskirche, iglesia con dos torres singulares, que se refleja en un pequeño lago que hay enfrente.

Iglesia Karlskirche, en Viena

 

Cogemos el tranvía D hasta Oberes Belvedere, un complejo de palacio y jardines ideales para pasear o descansar plácidamente.

Oberes Belvedere, en Viena

Subir Subir

 

Volvemos en el tranvía D hasta la Opera, y allí cogemos el tranvía 1, que hace un recorrido circular por la ciudad pasando por los monumentos más representativos. Un poco más allá del centro, nos bajamos en la parada de la calle Lowengasse, cerca de la original Casa Hundertwasserhaus, casa que lleva el nombre del arquitecto que la diseñó. Es un complejo residencia construido en 1986. Combina superficies irregulares muy coloridas y vegetación. No deja a nadie indiferente.

Hundertwasserhaus, en Viena

 

Otra vez en el tranvía 1, nos dirigimos hasta el interior del Prater, el pulmón de Viena. Un enorme  parque lleno de árboles, amplias explanadas de césped e instalaciones deportivas. Lo mejor es el Parque de Atracciones o Wurstelprater, donde se mezclan atracciones tradicionales con otras más modernas. Destaca la famosa y antigua noria llamada Riesenrad (8,50 €/pers). El pequeño Leo se lo pasó pipa montando en las atracciones.

Riesenrad en el Parque de Atracciones del Prater, en Viena

 

El acceso al recinto del Parque de Atracciones es libre, sólo hay que pagar el precio de las atracciones en las que te montas.

Al dia siguiente, fuimos a la estación de tren de Meidling para coger a las 10:00 a.m. el tren a Budapest. (84 € sólo ida, 2 adultos y 1 niño, en ventanilla y asiento de mesa). Trayecto: algo menos de 3 horas. El billete lo compramos por internet en www.oebb.at con cierta antelación.

 

 

VIENA - BUDAPEST - ESLOVAQUIA

 

<< ANTERIOR
ITINERARIO Y DATOS PRÁCTICOS
2 de 2
VIENA

 

 

Subir