nómadas del tibet chino

15 de marzo de 2014

 

Los nómadas del Tibet tienen una cultura aparte. Sus vidas cambian según las estaciones del año. Cada familia tiene al menos 4 zonas de pasto que utilizan en diferentes meses. En un día pueden recoger todas sus pertenencias, cargarlas en un yak y moverse a otra zona con sus rebaños. Es una vida sencilla pero implica un trabajo diario muy duro.

Mientras los hombres se van a pastorear la mayor parte del día,  las mujeres se levantan a las 3:00h-4:00h para ordeñar a los yak (esta leche es la mejor del día). Después, cuando amanece, van a coger agua al río, hacen mantequilla y yogur con la leche ordeñada, recogen y secan las cagadas de yak que utilizan como combustible para cocinar y calentarse. En las altas montañas escasean los árboles para hacer leña.

 

 

Las viviendas de los nómadas del Tibet chino están hechas de pelo de yak, de ahí su color marrón oscuro. Son muy resistentes y pueden durar hasta 20 años. En el interior el suelo es la propia tierra. No tienen ningún tipo de mobiliario, se sientan y duermen en el suelo sobre unas colchonetas. En el centro tienen una estufa donde cocinan, utilizando las cagadas de yak que almacenan en una esquina dentro de la tienda.  

Durante el frío invierno, las familias se trasladan a las tierras mas bajas y construyen casas de barro para protegerse de las frías temperaturas. Los rebaños durante esos meses comen la hierba recogida y secada durante el verano.

 

diario de china

 

Subir