Agosto 2007

 

DIARIO DE NUESTRO VIAJE A CHINA

 


BAISHUITAI

A las 9:10 salía el bus de Shangri-La a Baishuitai (25¥/p), en el que tardamos 3 horas en hacer 100 km.

Cuando llegamos estaba lloviendo, así que decidimos coger alojamiento en la casa de una señora muy maja que no sabia ingles, pero por señas nos entendía muy bien. Nos cobro 40¥ por la habitación y luego comimos y cenamos en su casa.

baishuitai china

Por la tarde mejoro algo el tiempo y fuimos a visitar una aldea cercana, yendo entre las terrazas de arroz y los maizales. Luego siguió lloviendo toda la noche.

 

Al día siguiente, madrugamos a las 6:30 para subir a las Terrazas Blancas de Baishuitai. Entrada (30¥/p). Son unas piscinas blancas calizas cristalinas, formadas por diferentes terrazas de varios colores, debido a la precipitación del carbonato cálcico disuelto en el agua. Nos recordó mucho a las piscinas de Pamukkale en Turquía. Es increible lo que puede hacer la naturaleza durante miles de años.

terrazas de baishuitai china

De regreso al pueblo y casi sin tiempo, pagamos a la señora de la casa donde hemos estado alojados y nos vamos corriendo a coger el bus hacia Haba que salía a las 8:30h y que costo 10¥/p. Tardo casi 2h en hacer los 25 km que había, porque paraba muy a menudo.

En cuanto llegamos a Haba a las 10:30h, una chica de una guesthouse nos indicó amablemente por donde teníamos que coger el camino hacia la Garganta del Salto del Tigre.

 


GARGANTA DEL SALTO DEL TIGRE
Ruta de 3 días de Haba a Qiao Tou

www.tigerleapinggorge.com

Nosotros hicimos la Ruta de la Garganta del Salto del Tigre desde Haba a Qiao Tou, en sentido inverso al que habitualmente hace todo el mundo

Iniciamos la ruta en Haba a las 10:30h. Es un día lluvioso, aunque hace calor. Comenzamos Con una fuerte subida de 2.500m a 2.800m. Vamos preguntando la dirección correcta a algunos locales que nos encontramos por el camino, porque no está señalizado y hay varios senderos en diferentes direcciones. Es una zona muy aislada en la que no encontramos a nadie pateando, solo algún pastor y leñadores.

Paramos a comer en una cabaña de pastores, para resguardarnos de la intensa lluvia. Cuando nos vamos a ir, llega el pastor que comenzó a hacer fuego y nos dijo que nos quedásemos para calentarnos. Seguimos la ruta (ahora en descenso) hasta llegar a Jiangbian, después de tener que preguntar varias veces a la gente que nos encontramos porque es difícil orientarse entre la lluvia y la niebla sin llevar mapa.En China no se pueden conseguir mapas de rutas.

Llegamos al pueblo y de ahí cogemos el camino que nos indicaron hacia el comienzo de la Garganta del Salto del Tigre (son las 16:00h y nos han dicho que son 3h más). En la garganta hay dos rutas, una por abajo siguiendo la carretera y otra por arriba atravesando las montañas. Nos dijeron que fuésemos por abajo porque con la lluvia y la niebla, la ruta alta era muy peligrosa. Pero nos confundimos y al cabo 1 hora nos dimos cuenta de que habíamos cogido la ruta alta. Un leñador nos dijo que estábamos locos si continuábamos porque quedaban 4h y era peligroso ir por las montañas con el camino tan resbaladizo. A pesar de ello, decidimos continuar.

ruta de la garganta del salto del tigre china

A las 17:30h la lluvia era cada vez mas fuerte, las condiciones del sendero eran peligrosas, había muchas pendientes de subida y bajada con unos precipicios de vértigo, teníamos que ascender todavía hasta los 2.800m, nos quedaban 2h de luz, estábamos empapados, y decidimos regresar al pueblo para que no nos pillase la noche en medio de la nada.

Ya anocheciendo, divisamos unas casas entre la niebla y los árboles y nos dirigimos hacia ellas. Tras atravesar un barranco encontramos un camino embarrado que nos llevo hasta ellas. Era una pequeña aldea Naxi, y fuimos a preguntar a la primera de las casas. Cuando nos acercamos, salieron a recibirnos 2 perros rabiosos. Empezamos a gritar a los de la casa, pero no salió nadie.

En la siguiente casa hicimos lo mismo y tras varios minutos gritando hola en chino. Nadie contestaba. Justo cuando pensábamos en dar la vuelta hasta una pequeña cueva que habíamos encontrado en el camino para refugiarnos y pasar la noche, salió una chica de la casa. Nos hizo un gesto con la mano para que nos acercáramos y en ese momento se nos abrió el cielo.

La casa era muy grande, con 3 construcciones en torno a un patio. Enseguida nos trajo té caliente y nos puso un brasero para calentarnos. Resultó que la chica joven sabia algo de inglés, porque estudiaba en Shangri-La, y ahora estaba de vacaciones con su familia. Estaban en la casa la madre, 2 hijas y la cuñada con una niña pequeña y un bebé. Los hombres de la casa estaban haciendo dinero fuera. Nos dieron de cenar y después vinieron todos los vecinos de la aldea de visita para vernos.

No veíamos la hora de irnos a la cama, estábamos cansadísimos. La joven nos cedió su habitación con dos camas. Nosotros le dijimos que dormíamos en el suelo pero insistió. Era una habitación muy espartana, pero a nosotros nos pareció una suite del Ritz.

familia naxi garganta del salto del tigre chinafamilia naxi garganta del salto del tigre china

A las 6 de la mañana nos levantamos porque la joven nos iba a acompañar un trecho de la ruta, para coger el camino correcto. Su madre nos hizo de desayuno pan de maíz frito con té, y nos regalo unas manzanas para el camino. No sabíamos como agradecerles su hospitalidad. Es algo que no se nos olvidará en la vida. Les dimos 100¥ como muestra de nuestra gratitud y para compensar los inconvenientes que les habíamos causado. Después de varios abrazos y nuestros mejores deseos para su familia, nos despedimos e iniciamos nuestra ruta de nuevo.

Después de dejarnos en el buen camino, comenzamos a descender. Había algo de niebla  pero no llovía). Por fin divisamos el Río Yangtze (Río Amarillo) con su color chocolate. Ya solo quedaba bajar hasta encontrar la carretera.

Una vez allí, a 1.900 m altitud, solo teníamos que continuar a la derecha hasta llegar a la entrada de la garganta y pagar el ticket correspondiente (50¥\p). Hay que tener precaución en un tramo de la carretera en el que hay desprendimientos. Pasamos con cierto miedo de que se nos cayese una piedra encima.

Finalmente, encontramos una estrecha minivan que nos llevo los 5 o 6 km que nos faltaban hasta el Sean's hostel por 20¥, junto con algunos locales, pasando milagrosamente entre los grandes bloques de piedra que bloqueaban la carretera (estaba cerrada al trafico, todavía no nos explicamos como pudo pasar).

Una vez en el Sean's paramos a comer y beber algo (muy buena comida). Desde allí, comenzamos el camino empinado que descendía al río para ver los rápidos del tramo medio (1700m altitud). Hay que tener cuidado porque hay un desvío que te lleva a las tierras de un chino que te intenta cobrar 10¥ por pasar, unos metros antes está el camino correcto.

Para regresar a la carretera, hay una subida extenuante de 200 m de desnivel en un corto recorrido.  Una vez en la carretera se llega hasta Tina's hostel (1900m altitud), desde donde comienza el ascenso para coger la ruta alta de la garganta, ascendiendo 450 m de desnivel y dos horas trayecto.

Después, hay que seguir el camino paralelo a una acequia y hay que atravesar dos cascadas, una de ellas impresionante. Llegamos al Halfway hostel (2.350m altitud) donde nos alojamos para pasar la noche (hab doble sin baño por 50¥ ). Desde el hostel hay unas vistas impresionantes de la garganta. Lo que son las casualidades, en el hostel nos encontramos un zaragozano que vimos en Ulan Bator (Mongolia), con el que compartimos una de las cervezas más frías que hemos bebido en China.

garganta del salto del tigre chinagarganta del salto del tigre china

Al día siguiente, madrugamos para acometer la última cuesta que nos quedaba (300m de desnivel hasta 2.660m altitud). Después de tantos días de lluvía, hoy sale el sol y el calor es húmedo y sofocante. Llegamos al tramo de las 28 curvas hasta el comienzo de la Garganta (el final para nosotros, ya que hicimos el recorrido en sentido inverso). El calor hacia mella en la gente que iba subiendo y los muleros iban detrás de los turistas ofreciendo llevar a las mochilas o a las personas en sus mulas.

Al fin, llegamos a Qiao Tou (1700m altitud) después de 6 h andando. Final de la ruta.

Allí cogimos una minivan compartida con 3 chinos y una pareja franco-española por 25¥/p hasta Lijiang (1h 30m).

 

<< ANTERIOR
SHANGRI-LA
12 de 15
SIGUIENTE >>
LIJIANG
TENGCHONG

 

 

Subir